CARACTERÍSTICAS DE LAS PUNTAS FRANKLIN

Los pararrayos tipo Franklin también conocidos como puntas captoras simples, consisten en una barra metálica, que puede ser de bronce, cobre o acero inoxidable, y que en la parte superior la punta está afilada.

Los modelos suelen variar comenzando por los pararrayos tipo lanza hasta los que tienen 4, 5 ó 6 puntas en el extremo superior.

En todos, el fenómeno que produce la captación es el mismo, y se conoce cómo “efecto de puntas”: si se observa el gráfico, dónde se indica en forma cualitativa la concentración de las cargas, se ve claramente que en la región de la punta, el campo eléctrico está mucho más concentrado.

Si la intensidad E es suficiente, el campo en la vecindad de la punta puede superar la tensión de ionización del aire. A partir de ese momento comienza a circular corriente a través del pararrayos. Ésta corriente está formada por los electrones que son extraídos del aire al ionizarlo y se conoce cómo “efecto corona”, porque produce una luminiscencia visible en el extremo del pararrayos. Todo esto ocurre bajo la inducción, y por ende el campo, generado por la nube cargada.

En el momento en que progresa el líder descendente, al bajar la carga por ese canal, la inducción aumenta, aumenta el campo, y también se incrementa la corriente que circula por el pararrayos.

Dependiendo de la corriente, primero se forma lo que se conoce como “streamer”, que es un filamento conductor finito, y luego el “streamer” da lugar a la formación de un líder ascendente.

No siempre la punta es capaz de lanzar el líder, se ha determinado que si el progreso del líder descendente no es muy rápido, se produce un efecto conocido como “cargas en volumen”. Lo que suele ocurrir, es que se depositan cargas en el volumen que rodea a la punta, y éstas cargas comienzan a apantallar el campo evitando la formación del líder ascendente.

De ahí que las puntas simples son “pasivas” en el sentido que se encuentran a merced de cómo se produzca la inducción en el avance del líder descendente.

Por otro lado, de este mismo modo cualquier objeto puntiagudo puede ser generador de líderes ascendentes. Compiten entonces con la punta Franklin, las antenas, los árboles, torres, vértices del edificio, dado que si bien algunos de ellos puede que no sean buenos conductores, no hay que olvidar que en ese momento la lluvia, humedece todo y por lo tanto, una pared, por ejemplo, puede ser conductora.

No hay comentarios aún.

Deja su comentario

Usted debe ser conectado para escribir un comentario.